Mostrando entradas con la etiqueta Antonio Orejudo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Antonio Orejudo. Mostrar todas las entradas

lunes, 10 de junio de 2013

Almería, crónica personal. Antonio Orejudo

Curiosa e interesante la forma de contarnos sus vivencias Antonio Orejudo en su libro “Almería, crónica personal”, aunque, todo hay que decirlo, la parte de historia y evolución de la economía almeriense, para mi gusto, un poco plomo… vamos, que si esas páginas las cambia por más anécdotas en una segunda edición, a buen seguro que se leerán con más agrado.

Es que somos muy curiosos y aquí se nombra a las personas con nombres y apellidos. Eso me llamó mucho la atención. Se ha atrevido a señalar, personalizar, y claro, nos hemos enterado de quiénes son los agraciados que forman parte de su círculo de amigos. Los que no están no lo son.

Lo que también me resultó chocante fue que al final de la lectura tienes la sensación, certera o no, de que aquí, en Almería y provincia, los únicos que trabajan por la cultura y su divulgación son los “extranjeros”, en este caso sus amigos que vinieron un día huyendo de alguna parte. Se le perdona ese celo tan subjetivo porque ya dejó claro en el título del libro que era una “crónica personal”.

Desde esa subjetividad el libro me gustó y mucho. Ha sabido defender en pocas páginas el trabajo bien hecho de unos pocos agraciados con, en sus propias palabras, “poca agua”, que mira por donde es pagada por la administración y en ella colaboramos todos. Chapeau por la parte que me toca. Y desde aquí un aplauso a esas administraciones, llámese cultura de la Diputación, cultura de la Junta o cultura del Ayuntamiento que han regado con agua divina para que puedan hacer grande la divulgación de la cultura. Desde ese punto de mira egoísta, algunos hemos colaborado indirectamente a que eventos, circuitos, certámenes, editoriales, publicaciones, y un largo etc., vean la luz en esta tierra.

No se me ocurre con qué compararlo, pero para que se me entienda de buen modo, os recuerdo que los compradores de lo que nos quieren vender como “cultura” en un momento determinado somos los demás ciudadanos de a pie porque a buen seguro, los amigos no compran, a ellos se les regala las entradas.



Lo “increíble” -palabras de David Bisbal- sería que esa administración tan poco dada a proyectar eventos o a hacer grandes cosas no lo hubiese hecho ni con los nuevos venidos de alguna parte, claro ejemplo de la titulitis o del negocio empresarial más elitista. Al menos ahí no han cometido errores. Todos están contentos, o deberían de estarlo. 

AutorAntonio Orejudo


ISBN9788496824270
EAN2147483647
Formato180 x 240 mm.
Páginas192
EncuadernaciónCartoné
Premios


Un resumen rápido y más personal:
Excelente presentación, narración que invita a una lectura de principio a fin, buenas vibraciones y, para no ser todo maravilloso, algunos errores de maquetación que se podrían haber evitado si se hubiese corregido cuidadosamente la misma. Ejemplo, algunas repeticiones de palabras (error de transcripción a la maqueta), o finales de palabra que te dejan perpleja la vista, pero todo perdonable. Gratitud por las cosas bien hechas. Gratitud porque estés en Almería como profesor universitario, a pesar de haber estado en… o venir de… 

Sólo otra cosa más, esta te la pregunto a ti personalmente. ¿Te sigues sintiendo como parte de un entorno bucólico y maravilloso de una época estival o ya puedes comer tomates sin que te de la luz del sol? – Es curiosidad- Al final, dentro de poco, como el exorcismo no ha tenido el efecto que esperabas, te irás de esta tierra. Lo sabemos. Un espíritu como el tuyo no puede quedarse mucho tiempo sintiendo en su piel los vientos de poniente. Te acabaría volviendo loco.
05/05/2008.- maribel cerezuela

Almería, crónica personal. Antonio Orejudo

Curiosa e interesante la forma de contarnos sus vivencias Antonio Orejudo en su libro “Almería, crónica personal”, aunque, todo hay que decirlo, la parte de historia y evolución de la economía almeriense, para mi gusto, un poco plomo… vamos, que si esas páginas las cambia por más anécdotas en una segunda edición, a buen seguro que se leerán con más agrado.

Es que somos muy curiosos y aquí se nombra a las personas con nombres y apellidos. Eso me llamó mucho la atención. Se ha atrevido a señalar, personalizar, y claro, nos hemos enterado de quiénes son los agraciados que forman parte de su círculo de amigos. Los que no están no lo son.

Lo que también me resultó chocante fue que al final de la lectura tienes la sensación, certera o no, de que aquí, en Almería y provincia, los únicos que trabajan por la cultura y su divulgación son los “extranjeros”, en este caso sus amigos que vinieron un día huyendo de alguna parte. Se le perdona ese celo tan subjetivo porque ya dejó claro en el título del libro que era una “crónica personal”.

Desde esa subjetividad el libro me gustó y mucho. Ha sabido defender en pocas páginas el trabajo bien hecho de unos pocos agraciados con, en sus propias palabras, “poca agua”, que mira por donde es pagada por la administración y en ella colaboramos todos. Chapeau por la parte que me toca. Y desde aquí un aplauso a esas administraciones, llámese cultura de la Diputación, cultura de la Junta o cultura del Ayuntamiento que han regado con agua divina para que puedan hacer grande la divulgación de la cultura. Desde ese punto de mira egoísta, algunos hemos colaborado indirectamente a que eventos, circuitos, certámenes, editoriales, publicaciones, y un largo etc., vean la luz en esta tierra.

No se me ocurre con qué compararlo, pero para que se me entienda de buen modo, os recuerdo que los compradores de lo que nos quieren vender como “cultura” en un momento determinado somos los demás ciudadanos de a pie porque a buen seguro, los amigos no compran, a ellos se les regala las entradas.



Lo “increíble” -palabras de David Bisbal- sería que esa administración tan poco dada a proyectar eventos o a hacer grandes cosas no lo hubiese hecho ni con los nuevos venidos de alguna parte, claro ejemplo de la titulitis o del negocio empresarial más elitista. Al menos ahí no han cometido errores. Todos están contentos, o deberían de estarlo. 


Un resumen rápido y más personal:
Excelente presentación, narración que invita a una lectura de principio a fin, buenas vibraciones y, para no ser todo maravilloso, algunos errores de maquetación que se podrían haber evitado si se hubiese corregido cuidadosamente la misma. Ejemplo, algunas repeticiones de palabras (error de transcripción a la maqueta), o finales de palabra que te dejan perpleja la vista, pero todo perdonable. Gratitud por las cosas bien hechas. Gratitud porque estés en Almería como profesor universitario, a pesar de haber estado en… o venir de… 

Sólo otra cosa más, esta te la pregunto a ti personalmente. ¿Te sigues sintiendo como parte de un entorno bucólico y maravilloso de una época estival o ya puedes comer tomates sin que te de la luz del sol? – Es curiosidad- Al final, dentro de poco, como el exorcismo no ha tenido el efecto que esperabas, te irás de esta tierra. Lo sabemos. Un espíritu como el tuyo no puede quedarse mucho tiempo sintiendo en su piel los vientos de poniente. Te acabaría volviendo loco.
05/05/2008.- maribel cerezuela


AutorAntonio Orejudo


ISBN9788496824270
EAN2147483647
Formato180 x 240 mm.
Páginas192
EncuadernaciónCartoné
Premios

Una cerveza. Por favor. Maribel Cerezuela

Página 258. Se acaba el libro. Son las 11 de la mañana y siento una imperiosa necesidad de un "chupito", un "cuarto" de cerveza, un "mojito"... hummm, un dulce licor. La culpa tengo que trasladarla a Rafael Reig que me ha inducido.

Estoy sentada en la terraza de un bar, cerveza en mano, rodeada de "no amigos" que considero míos. Esto es... os imagináis una tertulia cervecera con Almudena Grandes, Rafael Reig, Millás, - resucito a Cortázar porque tiene que participar, es único para hablar de cuento si cuento no-, a Quim Monzó, Fernando Rebollo, Manu Muñoz, Antonio Orejudo,.... sentaría a muchísimos más, tampoco demasiados que se forma gallinero.. Y bla, bla, bla....

Aggggggggghhh, impotencia. No tengo más que Intranet, así que no puedo leer nada de ellos en la Web. De pronto los añoro. Releer novelas que te gustaron con todo lo que se publica a diario no debe de ser bueno, ¿verdad?, pero si te gustan está justificado. ¿O no?

Almudena me conquistó con "Atlas de geografía", ni siquiera con "Las edades de Lulú" o "Malena tiene nombre de tango". A partir de aquella experiencia lectora le dejo que me drogue y me domine. Me llega. Es más, quiero recordar que de los libros que he "liberado" voluntariamente, (dejados en cualquier lugar público para que otro se lo quede y lea) uno de mis preferidos fue precisamente ésta autora. No se por dónde estará. Desearía que hubiese pasado de mano en mano y no se encuentre en el vertedero de la ciudad. Haría mucho bien.

28/05/2008

Una cerveza. Por favor. Maribel Cerezuela

Página 258. Se acaba el libro. Son las 11 de la mañana y siento una imperiosa necesidad de un "chupito", un "cuarto" de cerveza, un "mojito"... hummm, un dulce licor. La culpa tengo que trasladarla a Rafael que me ha inducido.

Estoy sentada en la terraza de un bar, cerveza en mano, rodeada de "no amigos" que considero míos. Esto es... os imagináis una tertulia cervecera con Almudena Grandes, Rafael Reig, Millás, - resucito a Cortázar porque tiene que participar, es único para hablar de cuento si cuento no-, a Quim Monzó, Fernando Rebollo, Manu Muñoz, Antonio Orejudo,.... sentaría a muchísimos más, tampoco demasiados que se forma gallinero.. Y bla, bla, bla....
Aggggggggghhh, impotencia. No tengo más que Intranet, así que no puedo leer nada de ellos en la Web. De pronto los añoro. Releer novelas que te gustaron con todo lo que se publica a diario no debe de ser bueno, ¿verdad?, pero si te gustan está justificado. ¿O no?

Almudena me conquistó con "Atlas de geografía", ni siquiera con "Las edades de Lulú" o "Malena tiene nombre de tango". A partir de aquella experiencia lectora le dejo que me drogue y me domine. Me llega. Es más, quiero recordar que de los libros que he liberado voluntariamente, uno de mis preferidos fue precisamente ésta autora. No se por dónde estará. Desearía que hubiese pasado de mano en mano y no se encuentre en el vertedero de la ciudad. Haría mucho bien.
28/05/2008

domingo, 19 de mayo de 2013

ANTONIO OREJUDO. SEMBLANZA

SEMBLANZA

Entrevista. Reseña. Antonio Orejudo por Maribel Cerezuela
Antonio Orejudo nació en Madrid en 1963. En 1996 publicó su primera novela, Fabulosas narraciones por historias (Madrid, Lengua de Trapo), por la que obtuvo el XX Premio Tigre Juan a la primera mejor novela del año. En 2000 consiguió el XV Premio Andalucía de Novela con Ventajas de viajar en tren, que fue publicada ese mismo año por la editorial Alfaguara. Es colaborador semanal en la edición Andalucía del diario El País y del suplemento cultural Babelia.
Además de su actividad literaria, ha sido profesor de Enseñanza Media en España y profesor de lengua y literatura española en Estados Unidos, donde se doctoró. Durante siete años ha trabajado como profesor en diferentes universidades de aquel país y hoy es profesor titular en la Universidad de Almería, donde enseña literatura española. Sobre este particular ha publicado algunos artículos, algunas ediciones críticas de textos del Siglo de Oro y algunos libros, entre los que destacan Cartas de batalla (1988) y Las ‘Epístolas familiares’ de Antonio de Guevara en el contexto epistolar del Renacimiento (1994)
 
ENTREVISTA A ANTONIO OREJUDO. 
"Ventajas de viajar en tren"
 y "Fabulosas narraciones por historias".
Estamos en una tarde de sábado del día 31 de enero de 2004. Al otro lado del teléfono se encuentra el escritor, ante todo, Antonio Orejudo, que en 1997 se alzó con el XX Premio Trigre Juan a la mejor obra narrativa, por su novela Fabulosas narraciones por historias, un poco después, en la XV edición del Premio Andalucía de Novela, la originalidad y el riesgo de una novela que evita los recursos narrativos convencionales, manteniendo un alto poder de comunicación, Ventajas de viajar en tren.
Como quiera que más de uno de los que estábamos presentes en la emisora, la habíamos leído "Ventajas de viajar en tren", hacía mucho tiempo, quisimos saber qué otras creaciones estaba haciendo y cómo le iba en general su vida de emigrante en Almería.
¿Antonio estás?, interroga Antonio Almécija
Antonio Orejudo: - Estoy, estoy aquí
A. A.-Antonio, primera pregunta. Una pregunta muy original que seguramente nadie te ha hecho. ¿De dónde nace tu vocación de escribir?.
A. O. No lo sé. Supongo que de una infancia con una abuela que contaba muchas historia y una incapacidad para hacer cosas de mejor mérito...
seguir aquí, en la emisora de Candil Radio FM 107.3
 http://www.candilradio.com

 Bájate el programa sin miedo... no tiene virus.


ANTONIO OREJUDO
Fabulosas narraciones por historias
ANTONIO OREJUDO UTRILLA 400 págs.
ISBN 84-89618-08-9
2500 pts. 15,02 Eur.

La edición que yo tengo es de 1996, con 393 páginas.

 
Antonio Orejudo Utrilla nació en 1963 en Madrid, ciudad donde cursó estudios de Filología Hispánica. Se doctoró en Estados Unidos y durante siete años ha trabajado como profesor en varias universidades de aquel país. Ha publicado diversos trabajos relacionados con su especialidad profesional. 


 Fabulosas narraciones por historiases su primera novela. Ha colaborado en la obra colectiva Páginas amarillas (Lengua de Trapo 1997). Recientemente ha recibido el Premio Andalucía por su segunda obra
 Ventajas de viajar en tren.

Autor de la reseña: LUIS GARCÍA para literaturas.com
Antonio Orejudo: "Reconstrucción"
- Tusquets Editores 2005




 Contra la intolerancia
Antonio Orejudo, quien deslumbrara a la Critica con su novela Ventajas de viajar en tren, Premio Andalucía de Novela 2000, se adentra con Reconstrucciónen los confines de una Europa convulsionada por las diferencias religiosas que es tanto como decir por las sucesivas revueltas que contra la Iglesia Católica se suceden desde las aguas nórdicas hasta el Mediterráneo. El cisma luterano avanza, y en medio de tanto desconcierto surge la figura de Bernd Rothmann, antaño protegido del Obispo de la ciudad de Münster y ahora ferviente orador a quien no dudan en seguir todos cuantos le escuchan. 

El enfrentamiento con el poder resulta inevitable, y tras no pocos meses de asedio, los ejércitos católicos consiguen que las aguas vuelvan a  su cauce no sin antes aplicar un escarmiento especialmente cruel que sirva y evite en el futuro posibles tentaciones. Pero años después, el Inquisidor de Liyon es reclamado para interpretar un documento interceptado en una imprenta susceptible de remover viejas heridas. Pero ¿qué quiere contarnos el autor?. ¿Qué moraleja pretende que saquemos como lectores de  Reconstrucción?. Porque no estamos ante una novela histórica al uso, aunque se desarrolle en el siglo XVI, ya que si fuésemos capaces de sacarla de contexto podríamos perfectamente estar narrando una historia del siglo XXI. 

Antonio Orejudo mueve a los protagonistas a su antojo, él es el verdadero sátrapa de la novela y de él dependen todos y cada uno de los movimientos de la obra, una historia que comienza a cerrarse literariamente cuando entra en escena la figura de Miguel Server: el intelectual. Con él se construye y reconstruye el pensamiento latente de Bernd Rothmann y con él se entiende un poco más el por qué hoy en día estamos donde estamos.

 Hay un momento, cuando en la pag. 171 confluyen y chocan dos ideas, dos maneras de ver y entender la vida y con ello cuanto se deriva de todo lo que se nos ha narrado anteriormente, en que alguien dice: Prefiero las injusticias de la Iglesia católica antes que los experimentos de cualquier loco, lo que supone toda una declaración de principios. Novela contra la intolerancia y el fanatismo, no sólo religioso, también político e intelectual, no cabe duda que nos encontramos ante uno de esos autores a los que conviene seguir muy de cerca, y ante una novela de la que se puede afirmar que está llamada a envejecer con dignidad, lo que no es poco hoy en día.

Para la voz de la cometa y literaturas.com (4 de febrero de 2005)

Semblanza. Entrevista. Reseña. Antonio Orejudo

SEMBLANZA
Antonio Orejudo nació en Madrid en 1963. En 1996 publicó su primera novela, Fabulosas narraciones por historias (Madrid, Lengua de Trapo), por la que obtuvo el XX Premio Tigre Juan a la primera mejor novela del año. En 2000 consiguió el XV Premio Andalucía de Novela con Ventajas de viajar en tren, que fue publicada ese mismo año por la editorial Alfaguara. Es colaborador semanal en la edición Andalucía del diario El País y del suplemento cultural Babelia.
Además de su actividad literaria, ha sido profesor de Enseñanza Media en España y profesor de lengua y literatura española en Estados Unidos, donde se doctoró. Durante siete años ha trabajado como profesor en diferentes universidades de aquel país y hoy es profesor titular en la Universidad de Almería, donde enseña literatura española. Sobre este particular ha publicado algunos artículos, algunas ediciones críticas de textos del Siglo de Oro y algunos libros, entre los que destacan Cartas de batalla (1988) y Las ‘Epístolas familiares’ de Antonio de Guevara en el contexto epistolar del Renacimiento (1994)
 
ENTREVISTA A ANTONIO OREJUDO. 
"Ventajas de viajar en tren"
 y "Fabulosas narraciones por historias".
Estamos en una tarde de sábado del día 31 de enero de 2004. Al otro lado del teléfono se encuentra el escritor, ante todo, Antonio Orejudo, que en 1997 se alzó con el XX Premio Trigre Juan a la mejor obra narrativa, por su novela Fabulosas narraciones por historias, un poco después, en la XV edición del Premio Andalucía de Novela, la originalidad y el riesgo de una novela que evita los recursos narrativos convencionales, manteniendo un alto poder de comunicación, Ventajas de viajar en tren.
Como quiera que más de uno de los que estábamos presentes en la emisora, la habíamos leído "Ventajas de viajar en tren", hacía mucho tiempo, quisimos saber qué otras creaciones estaba haciendo y cómo le iba en general su vida de emigrante en Almería.
¿Antonio estás?, interroga Antonio Almécija
Antonio Orejudo: - Estoy, estoy aquí
A. A.-Antonio, primera pregunta. Una pregunta muy original que seguramente nadie te ha hecho. ¿De dónde nace tu vocación de escribir?.
A. O. No lo sé. Supongo que de una infancia con una abuela que contaba muchas historia y una incapacidad para hacer cosas de mejor mérito...
seguir aquí, en la emisora de Candil Radio FM 107.3
 http://www.candilradio.com
 Bájate el programa sin miedo... no tiene virus.


Fabulosas narraciones por historias
ANTONIO OREJUDO UTRILLA 400 págs.
ISBN 84-89618-08-9
2500 pts. 15,02 Eur.

La edición que yo tengo es de 1996, con 393 páginas.
























 
Antonio Orejudo Utrilla nació en 1963 en Madrid, ciudad donde cursó estudios de Filología Hispánica. Se doctoró en Estados Unidos y durante siete años ha trabajado como profesor en varias universidades de aquel país. Ha publicado diversos trabajos relacionados con su especialidad profesional. 


 Fabulosas narraciones por historiases su primera novela. Ha colaborado en la obra colectiva Páginas amarillas (Lengua de Trapo 1997). Recientemente ha recibido el Premio Andalucía por su segunda obra
 Ventajas de viajar en tren.

Autor de la reseña: LUIS GARCÍA para literaturas.com
Antonio Orejudo: "Reconstrucción"
- Tusquets Editores 2005
 Contra la intolerancia
Antonio Orejudo, quien deslumbrara a la Critica con su novela Ventajas de viajar en tren, Premio Andalucía de Novela 2000, se adentra con Reconstrucciónen los confines de una Europa convulsionada por las diferencias religiosas que es tanto como decir por las sucesivas revueltas que contra la Iglesia Católica se suceden desde las aguas nórdicas hasta el Mediterráneo. El cisma luterano avanza, y en medio de tanto desconcierto surge la figura de Bernd Rothmann, antaño protegido del Obispo de la ciudad de Münster y ahora ferviente orador a quien no dudan en seguir todos cuantos le escuchan. 

El enfrentamiento con el poder resulta inevitable, y tras no pocos meses de asedio, los ejércitos católicos consiguen que las aguas vuelvan a  su cauce no sin antes aplicar un escarmiento especialmente cruel que sirva y evite en el futuro posibles tentaciones. Pero años después, el Inquisidor de Liyon es reclamado para interpretar un documento interceptado en una imprenta susceptible de remover viejas heridas. Pero ¿qué quiere contarnos el autor?. ¿Qué moraleja pretende que saquemos como lectores de  Reconstrucción?. Porque no estamos ante una novela histórica al uso, aunque se desarrolle en el siglo XVI, ya que si fuésemos capaces de sacarla de contexto podríamos perfectamente estar narrando una historia del siglo XXI. 

Antonio Orejudo mueve a los protagonistas a su antojo, él es el verdadero sátrapa de la novela y de él dependen todos y cada uno de los movimientos de la obra, una historia que comienza a cerrarse literariamente cuando entra en escena la figura de Miguel Server: el intelectual. Con él se construye y reconstruye el pensamiento latente de Bernd Rothmann y con él se entiende un poco más el por qué hoy en día estamos donde estamos.

 Hay un momento, cuando en la pag. 171 confluyen y chocan dos ideas, dos maneras de ver y entender la vida y con ello cuanto se deriva de todo lo que se nos ha narrado anteriormente, en que alguien dice: Prefiero las injusticias de la Iglesia católica antes que los experimentos de cualquier loco, lo que supone toda una declaración de principios. Novela contra la intolerancia y el fanatismo, no sólo religioso, también político e intelectual, no cabe duda que nos encontramos ante uno de esos autores a los que conviene seguir muy de cerca, y ante una novela de la que se puede afirmar que está llamada a envejecer con dignidad, lo que no es poco hoy en día.

Para la voz de la cometa y literaturas.com (4 de febrero de 2005)

domingo, 24 de julio de 2011

colaboraciones en otros medios periodísticos. Maribel Cerezuela

resumen de algunas participaciones interesantes a lo largo del tiempo


«Cuando participas en un proceso creativo, sea de la naturaleza que sea, es prácticamente imposible mantenerse al margen y no implicarse ...
www.literaturas.com

Antonio Orejudo «El escritor no es una persona que escribe sino que borra» Herme Cerezo y Maribel Cerezuela . Conocer a Antonio Orejudo (Madrid, 1963) es una de las buenas cosas ...
www.literaturas.com

colaboraciones en otros medios periodísticos. Maribel Cerezuela

resumen de algunas participaciones interesantes a lo largo del tiempo


«Cuando participas en un proceso creativo, sea de la naturaleza que sea, es prácticamente imposible mantenerse al margen y no implicarse ...
www.literaturas.com

Antonio Orejudo «El escritor no es una persona que escribe sino que borra» Herme Cerezo y Maribel Cerezuela . Conocer a Antonio Orejudo (Madrid, 1963) es una de las buenas cosas ...
www.literaturas.com

jueves, 5 de mayo de 2011

ANTONIO OREJUDO

En Literaturas.com entrevistado por Maribel Cerezuela


Pasan los días y, a veces, siento un vacío inmenso si no me leo, al menos, un libro al mes. Tocar el papel. Pasar páginas. Ver su formato, tipografía.. color.. olor ¿Será el olor a papel? Mirar lo que he escrito: “leer” ¿Cómo hago para insistir en “leer en papel” a diferencia de “leer en pantalla de ordenador”? En absoluto estoy en contra de las nuevas tecnologías. Sería una contradicción, yo que soy una viciosa de juegos on line, pero leer en papel sigue siendo un placer que no me quitará la ciberciencia por mucho que avance cada día.


Hablando de libros, lo último que me he leído ha sido “Un momento de descanso” de Antonio Orejudo. Como muchos seguidores de su obra ya estábamos deseando leerle de nuevo. La Colección andanzas de Tusquets nos ofrece el placer de una obra estructurada en 241 páginas que se leen en un día festivo, o en tres si quieres rumiar e investigar nombres propios de los que narra anécdotas o lugares geográficos para visitar si nos toca la lotería. Risas. Se lo dedicas a Helena



Maribel Cerezuela: ¿Quién eres Helena con H? No pones para mi esposa o mis hijos, el mundo o una dedicatoria con frase sentenciada por un autor que murió hace años cubierto por la fama... sólo a Helena. Es curiosidad.


Antonio Orejudo: Helena es mi mujer.

Después de la dedicatoria

1.- Aparece un fantasma desde la página 11
2.- Cómo me hice escritor desde la página 97 y por último
3.- La felicidad del hombre descansado desde la página 147


M.C.- En la primera parte- Aparece un fantasma- me peleo con la palabra escrita con tanto “Digo”, “Dice”, que a sabiendas que es Antonio Orejudo sigo leyendo cuestionándome qué habría hecho el profesor Orejudo en una clase o taller literario si un alumno osara semejante proeza..., ¿Qué habrías dicho?


A.O.- Me habría parecido un hallazgo y hubiera negociado con él para que me vendiera la idea

M.C.- Todo texto, no hay ni una foto de la portada de la universidad donde impartía clases Cifuentes ¿Será porque era un fantasma? Por cierto, lo de Ci- Fuentes, es en honor a Di Fuentes? Sería simpático y a destacar ese guiño geográfico. ¿Lo es?

A.O.- No. Cifuentes es un apellido que me parece que tiene una cierta comicidad implícita, nada estridente.

M.C.- Otro detalle para situarnos en la escena de las Américas, “Cuando llegaba a casa la temperatura no superaba los 62 º Fahrenheit... unos 17ºC, con un 70 por ciento de humedad “.

A.O.- Me entretuve en buscar la equivalencia.

M.C.- Llegamos a la segunda parte -En como me hice escritor- Hay fotografías en la Pág.109. Aquí pensé que la habías puesto porque te añoras con pelo largo, cuando todo se ve posible, y creemos que podremos cambiar las cosas que tenemos cercanas. Pág. 116, la más inquietante porque a la gente nos gusta el morbo a rabiar. Eso de que sea verdad y encima de la "alegre doña Ximena" es de lo más perverso...

A.O.- Suelo decir que esa parte es lo único real de todo el texto ;)

M.C.- Seguimos leyendo y "La felicidad del hombre descansado" vuelves a la carga con dos frases que resumen todo el libro... ¿Cuándo fue consciente de lo que estaba sucediendo? y ¿No le parece que ha pasado demasiado tiempo para mantener tan vivo ese odio?, con una fotografía en la Pág. 156, donde se puede leer "Una norma permite licenciarse sin aprobar la última asignatura..."... (¿fue esta noticia la causa que provocó el libro? nunca lo sabré.. Más fotografías en la Págs. 167, 168, 169, 170 y 231.

A.O.- No, esa noticia no provocó la escritura del libro. Cosas como esas suceden todos los días en la universidad.

M.C.- Seguiría poniendo frases que me han llamado la atención, como ¿Quién soy yo para rechazar la mediocridad? - En este tramo da la sensación, una vez más, de que te estás azotando la espalda hasta sangrar... esa imagen que tenemos de los curas que describe Martín Vigil en “Cierto olor ha podrido”, donde la sangre no llega al río, pero casi....

A.O.- No soy nada masoquista. El personaje solo se llama como yo. Pero no estoy seguro de que sea yo.

 Queremos saber mucho más del autor, - aunque ya han hablado y escrito muchísimo-, así que pregunto:

M.C.- ¿Estás dolido por los estragos que consideras está haciendo o hará en un futuro próximo el famoso "Plan Bolonia"?

A.O.- Sí, creo que el Plan Bolonia convierte la universidad en un centro al servicio de las empresas, y abandona los saberes que no son rentables a corto plazo.

M.C.- Cada país tiene una manera de ser.... como dirían los chinos, somos árbol, o animal o cosa... y esto también va por los comportamientos respuesta de las universidades y sus clientes los estudiantes.... ¿tiene remedio nuestra particular idiosincrasia de ver la vida?

A.O.-La universidad sólo cambiará si hay una gran crisis social. No estoy seguro que de desearlo.

M.C.- Siempre hemos dicho que el que viajaba era más progre, más intelectual, más snob, más de todo... con respecto a los que se quedaban en su ciudad natal, estudiaban para profesor de EGB y se jubilaban a los 65 con depresión... ¿Sigue siendo importante que las nuevas generaciones de estudiantes vayan a otros países?

A.O.-Creo que salir de tu casa es muy saludable, porque te permite ver las cosas con perspectiva, apreciar en su justa medida lo que tienes y ser consciente de lo que te falta.

M.C.- ¿Cómo se sobrelleva la decepción? ¿Crees que la literatura se hace eco de la desidia del pensamiento humano?

A.O.-La decepción con la vida tiene muchas respuestas: respuestas   farmacológicas, lucha armada o cinismo. Incluso la escritura puede ayudar a sobrellevarla.

M.C.- ¿La crisis económica ha llegado a comerse nuestras neuronas?

A.O.-Esas que Eduardo Punset en su libro “Excusas para no pensar” dice que no desaparecen. No, la crisis económica ha sido utilizada para llevar a cabo una contrarreforma del estado del bienestar, que se ha llevado por delante en pocos meses conquistas que habían costado lustros.

M.C.- ¿Qué fue de aquél profesor que se juntaba con sus alumnos en un bar y nos hablaba del mundo y cómo mejorarlo?

A.O.-Nunca he tenido un profesor semejante. Lo único que querían arreglar mis profesores era su apartamento.

M.C.- Hablas de un suicidio... ¿es un guiño a un profesor de Historia como fue Agustín Díaz de Toledo o hay alguien más?

A.O.-No conocí a Agustín Díaz de Toledo. No es una referencia velada a nadie. Es simplemente un personaje.

M.C.- ¿La humanidad se está suicidando un poco cada día?

A.O.-No sé si tanto, pero no parece en efecto que vayamos por buen camino.

M.C.- El sistema educativo que pasa por tutores, directores, decanos, rectores, ¿crees que debería cambiar?

A.O.-De arriba abajo. Empezando por los parvulitos, siguiendo por la primaria, por el bachillerato y terminando por la universidad.

M.C.- Hablas de humor, pero no eres cómico ni humorista. En literatura como en el cine, ¿es obligatorio poner escenas de sexo para que la gente no se aburra?

A.O.-No, el sexo no es obligatorio. Mi lucha contra el aburrimiento es a base de ritmo narrativo.

M.C.- Chinchar al otro, ponerle la zancadilla, la envidia progresiva, ¿Es patrimonio de los hispano hablantes? o quizás una “actividad” monopolio de la humanidad... ¿Qué opinas?

A.O.-Aquí la envidia es un vicio muy extendido, pero la he visto en otros países. Me parece más hispánica la resistencia a reconocer el talento del vecino.

M.C.- Ser Catedrático de una Universidad, ¿sigue siendo el objetivo máximo de un futuro profesor?

 A.O.- En muchos casos sí.

M.C.- Hace tiempo leía en el periódico “Público” a Rafael Reig hablar de la “necesidad” o “el placer” de “trabajar de persona objeto” por la economía de la subsistencia... En tu libro también hablas de distintos trabajos esporádicos por “necesidad económica” ¿Tan mal está la vida de estudiante en Norteamérica?

A.O.-No pasábamos hambre, pero no nadábamos en la abundancia. Había que hacer trabajitos para poder tomarse alguna cerveza, sí.

M.C.- Después de leerte me fui a Google para informarme de la enfermedad o la falta de psicomotricidad, destreza manual... ¿Es obligación de los profesores que están en contacto diario con nuestros hijos estar atentos a esa falta de “destreza manual”? Si les hacemos participes de esa responsabilidad... ¿no sería darle al profesor un carácter más profesional que el que tiene hoy en día?

A.O.-En efecto, creo que a los profesores, sobre todo en el instituto, se les sobrecarga con obligaciones, que a veces solo tocan tangencialmente su profesión

 Maribel Cerezuela (05/05/2011) Para literaturas.com

ANTONIO OREJUDO en Literaturas.com entrevistado por Maribel Cerezuela

Pasan los días y, a veces, siento un vacío inmenso si no me leo, al menos, un libro al mes. Tocar el papel. Pasar páginas. Ver su formato, tipografía.. color.. olor ¿Será el olor a papel? Mirar lo que he escrito: “leer” ¿Cómo hago para insistir en “leer en papel” a diferencia de “leer en pantalla de ordenador”? En absoluto estoy en contra de las nuevas tecnologías. Sería una contradicción, yo que soy una viciosa de juegos on line, pero leer en papel sigue siendo un placer que no me quitará la ciberciencia por mucho que avance cada día.


Hablando de libros, lo último que me he leído ha sido “Un momento de descanso” de Antonio Orejudo. Como muchos seguidores de su obra ya estábamos deseando leerle de nuevo. La Colección andanzas de Tusquets nos ofrece el placer de una obra estructurada en 241 páginas que se leen en un día festivo, o en tres si quieres rumiar e investigar nombres propios de los que narra anécdotas o lugares geográficos para visitar si nos toca la lotería. Risas. Se lo dedicas a Helena



Maribel Cerezuela: ¿Quién eres Helena con H? No pones para mi esposa o mis hijos, el mundo o una dedicatoria con frase sentenciada por un autor que murió hace años cubierto por la fama... sólo a Helena. Es curiosidad.


Antonio Orejudo: Helena es mi mujer.


Después de la dedicatoria


1.- Aparece un fantasma desde la página 11

2.- Cómo me hice escritor desde la página 97 y por último

3.- La felicidad del hombre descansado desde la página 147



M.C.- En la primera parte- Aparece un fantasma- me peleo con la palabra escrita con tanto “Digo”, “Dice”, que a sabiendas que es Antonio Orejudo sigo leyendo cuestionándome qué habría hecho el profesor Orejudo en una clase o taller literario si un alumno osara semejante proeza..., ¿Qué habrías dicho?



A.O.- Me habría parecido un hallazgo y hubiera negociado con él para que me vendiera la idea


M.C.- Todo texto, no hay ni una foto de la portada de la universidad donde impartía clases Cifuentes ¿Será porque era un fantasma? Por cierto, lo de Ci- Fuentes, es en honor a Di Fuentes? Sería simpático y a destacar ese guiño geográfico. ¿Lo es?


A.O.- No. Cifuentes es un apellido que me parece que tiene una cierta comicidad implícita, nada estridente.


M.C.- Otro detalle para situarnos en la escena de las Américas, “Cuando llegaba a casa la temperatura no superaba los 62 º Fahrenheit... unos 17ºC, con un 70 por ciento de humedad “.



A.O.- Me entretuve en buscar la equivalencia.


M.C.- Llegamos a la segunda parte -En como me hice escritor- Hay fotografías en la Pág.109. Aquí pensé que la habías puesto porque te añoras con pelo largo, cuando todo se ve posible, y creemos que podremos cambiar las cosas que tenemos cercanas. Pág. 116, la más inquietante porque a la gente nos gusta el morbo a rabiar. Eso de que sea verdad y encima de la "alegre doña Ximena" es de lo más perverso...


A.O.- Suelo decir que esa parte es lo único real de todo el texto ;)


M.C.- Seguimos leyendo y "La felicidad del hombre descansado" vuelves a la carga con dos frases que resumen todo el libro... ¿Cuándo fue consciente de lo que estaba sucediendo? y ¿No le parece que ha pasado demasiado tiempo para mantener tan vivo ese odio?, con una fotografía en la Pág. 156, donde se puede leer "Una norma permite licenciarse sin aprobar la última asignatura..."... (¿fue esta noticia la causa que provocó el libro? nunca lo sabré.. Más fotografías en la Págs. 167, 168, 169, 170 y 231.


A.O.- No, esa noticia no provocó la escritura del libro. Cosas como esas suceden todos los días en la universidad.

M.C.- Seguiría poniendo frases que me han llamado la atención, como ¿Quién soy yo para rechazar la mediocridad? - En este tramo da la sensación, una vez más, de que te estás azotando la espalda hasta sangrar... esa imagen que tenemos de los curas que describe Martín Vigil en “Cierto olor ha podrido”, donde la sangre no llega al río, pero casi....



A.O.- No soy nada masoquista. El personaje solo se llama como yo. Pero no estoy seguro de que sea yo.


 Queremos saber mucho más del autor, - aunque ya han hablado y escrito muchísimo-, así que pregunto:

M.C.- ¿Estás dolido por los estragos que consideras está haciendo o hará en un futuro próximo el famoso "Plan Bolonia"?

A.O.- Sí, creo que el Plan Bolonia convierte la universidad en un centro al servicio de las empresas, y abandona los saberes que no son rentables a corto plazo.


M.C.- Cada país tiene una manera de ser.... como dirían los chinos, somos árbol, o animal o cosa... y esto también va por los comportamientos respuesta de las universidades y sus clientes los estudiantes.... ¿tiene remedio nuestra particular idiosincrasia de ver la vida?

A.O.-La universidad sólo cambiará si hay una gran crisis social. No estoy seguro que de desearlo.


M.C.- Siempre hemos dicho que el que viajaba era más progre, más intelectual, más snob, más de todo... con respecto a los que se quedaban en su ciudad natal, estudiaban para profesor de EGB y se jubilaban a los 65 con depresión... ¿Sigue siendo importante que las nuevas generaciones de estudiantes vayan a otros países?

A.O.-Creo que salir de tu casa es muy saludable, porque te permite ver las cosas con perspectiva, apreciar en su justa medida lo que tienes y ser consciente de lo que te falta.


M.C.- ¿Cómo se sobrelleva la decepción? ¿Crees que la literatura se hace eco de la desidia del pensamiento humano?

A.O.-La decepción con la vida tiene muchas respuestas: respuestas   farmacológicas, lucha armada o cinismo. Incluso la escritura puede ayudar a sobrellevarla.


M.C.- ¿La crisis económica ha llegado a comerse nuestras neuronas?

A.O.-Esas que Eduardo Punset en su libro “Excusas para no pensar” dice que no desaparecen. No, la crisis económica ha sido utilizada para llevar a cabo una contrarreforma del estado del bienestar, que se ha llevado por delante en pocos meses conquistas que habían costado lustros.

M.C.- ¿Qué fue de aquél profesor que se juntaba con sus alumnos en un bar

y nos hablaba del mundo y cómo mejorarlo?

A.O.-Nunca he tenido un profesor semejante. Lo único que querían arreglar mis profesores era su apartamento.

M.C.- Hablas de un suicidio... ¿es un guiño a un profesor de Historia como

fue Agustín Díaz de Toledo o hay alguien más?

A.O.-No conocí a Agustín Díaz de Toledo. No es una referencia velada a nadie. Es simplemente un personaje.

M.C.- ¿La humanidad se está suicidando un poco cada día?

A.O.-No sé si tanto, pero no parece en efecto que vayamos por buen camino.

M.C.- El sistema educativo que pasa por tutores, directores, decanos,

rectores, ¿crees que debería cambiar?

A.O.-De arriba abajo. Empezando por los parvulitos, siguiendo por la primaria, por el bachillerato y terminando por la universidad.


M.C.- Hablas de humor, pero no eres cómico ni humorista. En literatura como en el cine, ¿es obligatorio poner escenas de sexo para que la gente no se aburra?

A.O.-No, el sexo no es obligatorio. Mi lucha contra el aburrimiento es a base de ritmo narrativo.

M.C.- Chinchar al otro, ponerle la zancadilla, la envidia progresiva, ¿Es patrimonio de los hispano hablantes? o quizás una “actividad” monopolio de la humanidad... ¿Qué opinas?

A.O.-Aquí la envidia es un vicio muy extendido, pero la he visto en otros países. Me parece más hispánica la resistencia a reconocer el talento del vecino.

M.C.- Ser Catedrático de una Universidad, ¿sigue siendo el objetivo máximo de un futuro profesor?

 A.O.- En muchos casos sí.

M.C.- Hace tiempo leía en el periódico “Público” a Rafael Reig hablar de la “necesidad” o “el placer” de “trabajar de persona objeto” por la economía de la subsistencia... En tu libro también hablas de distintos trabajos esporádicos por “necesidad económica” ¿Tan mal está la vida de estudiante en Norteamérica?

A.O.-No pasábamos hambre, pero no nadábamos en la abundancia. Había que hacer trabajitos para poder tomarse alguna cerveza, sí.

M.C.- Después de leerte me fui a Google para informarme de la enfermedad o la falta de psicomotricidad, destreza manual... ¿Es obligación de los profesores que están en contacto diario con nuestros hijos estar atentos a esa falta de “destreza manual”? Si les hacemos participes de esa responsabilidad... ¿no sería darle al profesor un carácter más profesional que el que tiene hoy en día?

A.O.-En efecto, creo que a los profesores, sobre todo en el instituto, se les sobrecarga con obligaciones, que a veces solo tocan tangencialmente su profesión

 Maribel Cerezuela (05/05/2011) Para literaturas.com

sábado, 26 de febrero de 2011

UN MOMENTO DE DESCANSO. ANTONIO OREJUDO

ANTONIO OREJUDO
ANTONIO OREJUDO
Sal a la calle y lee: "Un momento de descanso"

Me decían mis amigos que dejara un tiempo de jugar a los "muñequitos" y saliera a la calle a pasear. Cumpliría dos objetivos: Ver cómo va cambiando la ciudad y fortalecer músculos. Sobre todo porque tener un trasero en forma de silla no es muy práctico que digamos. Bromas aparte, lo cierto es que he estado unos quince días sin apenas sentarme delante de un ordenador ¿Qué he hecho? No mucho. Leer libros y ver series de TV. Sobre todo House y Bones, AXN y Castle, de ahí no me saques que no me gustan las demás.

Otro tanto hacer muchos Sudokus, -menudo vicio he pillado-, es peor que comer pipas... y tomar café con los amigos, -que antes eran mis amigos de wow y ahora no hablan de otro juego que del lol, en el Despacho en el antiguo Tayko que ahora no se cómo se llama.

De libros, lo ultimo que he leído ha sido a Antonio Orejudo. Como muchos seguidores de su obra ya estábamos deseando que diera a luz. Risas. Ahora ha publicado "Un momento de descanso". 

La obra está estructurada en 241 páginas que se leen en un día festivo, o en tres si quieres rumiar e investigar nombres propios de los que narra anécdotas o lugares geográficos para visitar.

Se la dedica a Helena ¿quien eres Helena con H? No pone para mi esposa o mis hijos, el mundo o una dedicatoria con frase sentenciada por un autor que murió hace años cubierto por la fama... sólo a Helena. Es curiosidad.

Después de la dedicatoria

1.- Aparece un fantasma desde la página 11
2.- Cómo me hice escritor desde la página 97 y por último
3.- La felicidad del hombre descansado desde la página 147

En el primer relato, aparece un fantasma no hay fotografías que ilustren nada. Ni siquiera una foto de la portada de la universidad donde impartía clases Cifuentes. Por cierto, lo de Ci- Fuentes, es en honor a Di Fuentes? Sería simpático y a destacar ese guiño geográfico.

En como me hice escritor si hay fotos. Página 109. Aquí pensé que la habías puesto porque te añoras con pelo largo, cuando todo se ve posible, y creemos que podremos cambiar las cosas que tenemos cercanas. Pág. 116, la más inquietante porque a la gente nos gusta el morbo a rabiar. Eso de que sea verdad y encima de la "alegre doña Ximena" es de lo más perverso...

Seguimos leyendo y "La felicidad del hombre descansado" vuelves a la carga con dos frases que resumen todo el libro... ¿Cuándo fue consciente de lo que estaba sucediendo? y ¿No le parece que ha pasado demasiado tiempo para mantener tan vivo ese odio?, con una fotografía en la pág. 156, donde se puede leer "Una norma permite licenciarse sin aprobar la última asignatura..."... (¿fue esta noticia la causa? nunca lo sabré..
Más fotografías en las páginas 167, 168, 169, 170 y 231.
Invito a su lectura.

No digo más. Después comentamos. 

Escucha sin falta la entrevista que le han hecho. Está muy guapa

Antonio Orejudo,- escritor