Mostrando entradas con la etiqueta La voz de la cometa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La voz de la cometa. Mostrar todas las entradas

sábado, 30 de octubre de 2021

LA OSCURIDAD



diariovoz




LA OSCURIDAD

 

 

 

La oscuridad

se cierne sobre heladas estatuas

y en el estanque

los sueños se revelan decrépitos,

como el junco

que columpiaba en la rivera

toda la vida,

el agrio sabor de los reveses.

 

En los silencios

Fulgían los metales, las vasijas

a flor de tierra,

los podados miembros del olivo

sobre la tarde,

el destino descarnado y fugaz

de quien se siente,

por encima de todas las cosas

ceniza o barro.

 

Ante el mirar

gozoso del sol y la montaña

anduve lento,

desesperadamente confuso

entre la carne

de la memoria indeleble y añil

de las caricias,

del solitario y gélido otoño

enmudeciendo

los dulcísimos sones del agua

sobre la piedra

 


 La oscuridad

martes, 21 de mayo de 2013

Los hijos de la chanca. El negrillo. José Luis Molina García

LOS HIJOS DE LA CHANCA: "EL NEGRILLO"
La chanca es un suburbio almeriense encaramado en pictórico desorden en suaves cerros milenarios que van a dormir al mar, mecidos por sus olas, besados por el sol. De lejos, parece un paisaje encantado, recortado de un cuento de hadas. Cientos de caras inmóviles, de bocas y ojos rectangulares, se contemplan silenciosas en el espejo de las tranquilas aguas azules del pueblo pesquero.
De cerca; ¡Qué distinta es de cerca!: chiquillos semidesnudos corretean por doquier; tocadiscos a todo volumen, entonando "quejíos" flamencos, ponen música de miseria a la algarabía de gritos de comadres sentadas en las puertas, al murmullo de compadres bebiendo en las tascas, a calles salteadas de latas y basuras.
Aquí , vive "El Negrillo"; apodado así por el intenso moreno de su piel curtida por el sol y la suciedad. Su cama es cualquier recobeco de una vieja callejuela; su techo, el limpio cielo estrellado; su único pariente, un huesudo perro abandonado de ojos ulcerados.
Día de Nochebuena. Las lueces del alumbrado público disiparon la semipenumbra del atardecer. "El Negrillo" deambulaba por las solitarias calles de la ciudad, rebuscando entre basuras un mendrugo de pan para saciar el habmbre. Su pequeño cuerpo era taladrado por el húmedo frío que pentraba implacable por los agujeros del harapiento ropaje. Al llegar a una esquina, sonidos de pasos le hicieron volver la cabeza; era un hombre con una gran cesta de "Navidad". Viendo la posibilidad de comer algo, corrió hacia él y, agudizando, aún más, su expresión lastimera, exclamó:
-¡Payico, dame algo!
Este pasó sin dignarse a mirarlo, acelerando el paso como si le persiguieran.
El niño, utilizando el lenguaje propio de su barrio, añadió con odio incontenido:
-¡No reventára de una panzá de comé!
El otro, haciendo caso omiso, continuó alejándose.
Al poco rato, un borracho se acercaba canturrenado con una botella de ginebra en las manos:
-Esta noche es Nochebuena
y mañana Navidad,
saca María la bota
que nos vamos a emborrachar.
"El Negrillo" llegó junto al mismo y volvió a decir:
-¡Payico, dame algo!
-¿Cómo no quieras un trabo?... ¡No, un trago no, eres muy pequeño!
-¡Tengo frío!
-¡Pues caliéntate corriendo!
-Oye, no séa agarrao y dame pa un bocadillo.
-Si te doy para un bocadillo, ¿conqué compro otra botella?
-¡Con la jumera que lléva, no te cabe má!
-¡Que te crees tú eso!
-¡Po lo méno, èchate un cigarro!
-¡Déjame en paz y lárgate!
"El Negrillo" salió corriendo y, a prudente distancia, comenzó a gritar:
-¡Coliiiirio!....¡Vinaaaagre!...¡Folloneeeeras!....;...
El borracho, olvidándose de él, continuó dando tumbos y entonando machaconamente:
-Esta noche es Nochebuena
y mañana Navidad,
saca María la bota
que nos vamos a emborrachar.
....
Cansado y hambriento, acercóse a una puerta, dese la qeu llegaban a sus oídos canciones y risas, pensan do que obtendría el sobrante de la comida. Poniéndose de puntillas, pulsó el timbre. Un sonoro "Tinc-tanc" mezclóse con el jolgorio interior. Ruído de cerraduras y, al momento, la puerta quedó entreabierta hasta donde permitía la cadena de seguiridad. A través del hueco, una voz preguntó con sequedad:
-¡Qué quieres?
-¡sólo un cacho de pan!
-¡Vuelve mañana; hoy, ya no queda nada!
La puerta se cerró bruscamente y la fiesta continuó.
"El Negrillo", caminando lentamente, fue perdiéndose en la noche, seguido del único inseparable que le había donado la vida: "el perro".
Los abuelos de la Chanca murieron de hambre.
Los padres de la Chanca murieron de hambre.
Los hijos de la  Chanca siguen muriéndose de hambre.
Y el cante popular repite eternamente esta canción:
Gitanito, gitanito;
gitanito, ¡ay hermano!;
gitanito, gitanito, 
los payicos t'an matao;
y tus cinco churumbeles, 
y tus cincos churumbeles
en la calle s'an quedao.
 
Este cuento es una llamada al corazón dormido de los hombres, que ven una mano extendida, la miran, pero olvidan al no extender la suya que también podrían haber nacido "Negrillo"
  I Premio del concurso de cuentos "Gabriel Espinar Huercal Overa. 1981- Almería.
recogido del libro de su autor:
JOSE LUIS MOLINA GARCIA

ISBN-83.300.8844-X
Depósito legal AL-22.1.983
portada de Fernando Barrionuevo.

Recopilatorio de poemas de 26 de febrero de 1997. Maribel Cerezuela

dudas

¿Porqué miedo a la realidad?

¿Porqué ese miedo que ahoga, que no deja respirar?.

Ese dolor que aprieta,

esa sensación de recorrer siempre el mismo camino y nunca llegar...

Vértigo a lo desconocido, a no poder ser, a...

Mi sombra siempre va conmigo, me hace caminar

Mi sombra aquí está, se ríe de mí, me hace llorar

Es tan débil mi sombra que con ella no quiero estar.


ser

(bis)

¿Porqué ese dolor que te ahoga?

¿Porqué no puedo gozar?

¿Porqué el camino es movedizo

y no senderos en la mar?


libertad

cada vez que me siento yo.....

cada vez que me llega mi humanidad

cada vez que oigo ese rumor del viento

ese aroma tan especial


cercanía

porqué siempre pedimos más

porqué, porqué, porqué

no nos dejamos en paz


aproximativo

dejamos correr la bilis

dejamos correr la pus

dejamos correr el tiempo.


que se vaya ya

ese aroma que no quiere quedarse

ese sentir que acongoja

ese dolor que atrapa

grito......

ya basta....

me ahogo......

me asfixio.....

bien...

¡¡ idiota!!... ¡¡idiota!!..

¿no ves que es sólo un sentimiento?

¿no ves que siempre hay un despertar?

¿no ves que siempre se consigues nadar?.

¡¡¡ flota una vez más !!!

maribel cerezuela
(26 de febrero de 1997)

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Araña la tierra. Maribel Cerezuela


Autores desconocidos. Entre los apuntes del armario infinito

febrero, 6, viernes: 
"Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien cuyo nombre no puedo oír sin un escalofrío". Luis Cernuda


Araña la tierra

e invita a quedarse

luego, poco a poco,

acaba destruyendo

todo lo construido.

Mientras tanto

la sombra le produce

ese escalofrío del que no quiere hablar.

Lucha, con paciencia,

sin demasiado empeño.

Sabe que tarde,

aunque posiblemente más días,

acabará muriendo.

-----------..._______....----------------

9 de febrero, lunes.

"Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es que no". Gabriel García Márquez.

Cuando Alicia llegó a casa se encontró con que Javier se había ido. Miró sobrecogida, con un dolor punzante, el reloj del comedor que le llegó a molestar con su persistente tic, tac . Lo odió.

Claro que, Javier, nunca se enteraría y le dolía.

Aún es pronto para acostarse, aunque mañana tendrá que ir al concierto. Ellos no saben, tampoco importa ya, lo mucho que le está doliendo esta situación.

No todo fue dolor o amargura. También hubo buenos momentos. Ahora los tenía allí zumbando insistentes en su mente. No respetaban que ella quería llorar. Llorar.

Aquella mañana de agosto subió al autobús que le llevaría a la playa. Se levantó con el ánimo poderoso, presagio de buenos momentos.

Falda corta, turquesa, con mocasines marrones y una blusa de Play Boy haciendo juego.


{Tres de noviembre de dos mil diez.}