Mostrando entradas con la etiqueta Leopoldo María Panero. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Leopoldo María Panero. Mostrar todas las entradas

viernes, 23 de febrero de 2007

CAPUT MORTIS. Leopoldo María Panero

PINTURA SOBRE PARED BLANCA
Pintura al natural sobre pared blanca. Maribel Cerezuela

A Juan Manuel Bonet y José.- Leopoldo María Panero.
 Poesía completa (1970-2000). 
Colec. Visor de poesía.

Perdí mi cabeza entre dos piedras, al
borde del camino, al sur de las montañas,
pasado Monterrey. Tú, caminante, que aún recorres
espantando a las moscas el sendero de Nadie
limítate a escupir si ves esos cabellos
resecos en que la sangre escribe
aún un terco poema, y pasa, pasa de largo, vuelve
otra vez sin miedo a correr, sudando por el camino de las Bestias.

Te encontré en el Támesis, nadando
para sobresalir de él: yo, mientras
buscaba entre las ratas la razón de mi vida.
Tú eras razón del agua y yo maestro
del estiércol: qué importaba
si a una foca era igual tu cuerpo por el cieno.

Rozaba el alazán hasta que herida
o locura
y el odio a la locura
mujer que desaparece entre el junco
ciervo hiriendo la página
cazando el ciervo
hasta que locura herida
hasta que la boca una zarza ardiendo

Miedo a las golondrinas en la noche
y de los pájaros que el aire deshace,
miedo
a encontrar un día, tras la nieve, lleno
de miedo y frío
mi recuerdo.

CAPUT MORTIS. Leopoldo María Panero

Pintura al natural sobre pared blanca. Maribel Cerezuela

A Juan Manuel Bonet y José.- Leopoldo María Panero.
 Poesía completa (1970-2000). 
Colec. Visor de poesía.

Perdí mi cabeza entre dos piedras, al
borde del camino, al sur de las montañas,
pasado Monterrey. Tú, caminante, que aún recorres
espantando a las moscas el sendero de Nadie
limítate a escupir si ves esos cabellos
resecos en que la sangre escribe
aún un terco poema, y pasa, pasa de largo, vuelve
otra vez sin miedo a correr, sudando por el camino de las Bestias.

Te encontré en el Támesis, nadando
para sobresalir de él: yo, mientras
buscaba entre las ratas la razón de mi vida.
Tú eras razón del agua y yo maestro
del estiércol: qué importaba
si a una foca era igual tu cuerpo por el cieno.

Rozaba el alazán hasta que herida
o locura
y el odio a la locura
mujer que desaparece entre el junco
ciervo hiriendo la página
cazando el ciervo
hasta que locura herida
hasta que la boca una zarza ardiendo

Miedo a las golondrinas en la noche
y de los pájaros que el aire deshace,
miedo
a encontrar un día, tras la nieve, lleno
de miedo y frío
mi recuerdo.