Dormí cuatro horas



 

Dormí cuatro horas

Saben traerme la paz

Alguna vez siento ganas de gritar y siempre lloro de pena, hoy dormí 4 horas en la tarde que me hacían falta, me hicieron bien, lo sé, me reanimaron, me premiaron, me tranquilizaron, me posicionaron para seguir adelante, en la dicha y la armonía, en la paz profunda, y la paz del Sol quiero.

ESTE ES MI CUENTO

 



Este
es mi cuento



Nada
dejo, si me dejan








Este
es un cuento sencillo, el cuento que siempre quise contar, que
guardaba en un bolsillo del pantalón, que quería transmitir y no
podía, porque no había a quien o no había quien quisiese
escucharlo con paciencia. Ahora alguien lo leerá. No fue fácil
contarlo, pues es producto de muchos años de vida y eso es difícil
de reflejar pues cada una de ellas es diferente y unos no entendemos
los modos de pensar y razonar del otro... normalmente.



Mi
cuento es fácil: amé y perdí y no me importó, nada pierdo, nada
pierden. Nada dejo si me dejan. Nada dejan si me tienen, no fue el
caso. Más lo que dejan no extrañarán y si les pasa lo superan
porque nada ganan y nada pierden conmigo
ni
con ellas.



Así
de sencillo. Ahora sabes de mi cuento.


Aurora Varela







LA DESNUDEZ DE LAS HORAS